Banner
Banner

Mis Médicos

  • No tienes médicos en tu lista
Agrega tu lista de médicos aquí
Banner

Elige el nombre
de tu bebé

Recomiéndanos

Ingresa los datos de la persona con la que quieres compartir este sitio

Banner

Higiene y baño del bebé

Higiene del cordón umbilical

El cordón se va secando lentamente y puede caer entre los 5 ó 20 días. Es importante procurar que su aseo sea constante. En cada muda se limpia con una tórula con alcohol puro, en la base del cordón, no sobre la piel, evitando el contacto del pañal sobre éste, para que pueda secarse favorablemente. Toma la punta del cordón y limpia con suavidad la superficie alrededor, desde la zona inferior hacia arriba.

 

Cuando el cordón se cae, puede continuar saliendo del ombligo una pequeña secreción sanguinolenta; sin embargo, más o menos tres días después de haberse caído, ya está cicatrizado y se puede iniciar el baño en la tina.

Deposiciones

Las deposiciones van cambiando de color, desde un verde petróleo hasta un amarillo oro y varían cuando comienza a recibir alimentos sólidos. Es normal que mientras el niño se alimenta con leche materna, presente deposiciones y orina varias veces al día, incluso a veces semilíquida.

Aseo matinal

Se realiza diariamente antes de la caída del cordón, con énfasis en la zona de los pliegues. Utiliza tórulas de algodón empapadas en agua tibia.

Primer baño

El primer baño se realiza una vez que se ha caído el cordón umbilical y del ombligo no sale secreción (más o menos 3 días de caído el cordón). El ambiente debe estar temperado (calefaccionar para que no se sienta la diferencia con el ambiente) y el agua tibia al tacto (comprobar con la parte interna del brazo o regular la temperatura con un termómetro, hasta alcanzar lo 35 ó 37 grados). El jabón a usar debe ser neutro.

Existen distintos tipos de bañera. Lo ideal es que no sea muy grande, para poder sujetar bien al niño al introducirlo en el agua o tener una hamaca donde recostarlo mas seguro.

Toma al niño apoyando la cabecita en tu brazo y pasando la mano por debajo de la axila. Con la mano libre, jabónalo y enjuágalo con movimientos suaves, luego retíralo del agua y sécalo rápidamente.

Para lavar el cabello; lo ideal es deslizar el brazo izquierdo a lo largo de la espalda del bebé, cogiéndolo de las piernas y apoyar su cabecita en la parte interior del codo materno. El cabello se debe lavar con un champú para bebés, y agua tibia.

El procedimiento no debe durar más de cinco minutos.

No olvides secarlo bien bajo los bracitos, en la zona de las axilas, colocar una crema hidratante y protectora para niños, vaselina o aceite transparente, en caso que se requiera.

El baño es un acontecimiento familiar en el que ambos padres participan. Se recomienda bañarlos diariamente, especialmente en épocas de calor. Los bebés los disfrutan intensamente y además les relaja.

Por lo general, los niños tienen el cutis muy delicado y no necesitan aceites especiales, polvos, ni lociones para después del baño.

Mudas

En el recién nacido, las mudas se suceden de seis a ocho veces durante el día, incluso pueden ser más. Antes de la muda, preocúpate de tener a mano todo lo que vas a necesitar, para evitar que el niño se enfríe. Lava sus glúteos con abundante agua cada vez que cambies los pañales. Sécalo bien con toalla suave, especialmente en las zonas donde se forman los pliegues. No uses talco para evitar irritaciones.

Para los primeros quince o veinte días de vida del bebé, existen los pañales con un corte en la cintura que permite mantener el cordón umbilical al aire, tal como los pediatras recomiendan para acelerar su cicatrización y evitar infecciones.

Los genitales de la niña deben asearse con agua tibia, desde el pubis hacia el ano (es decir de adelante hacia atrás) para evitar infecciones. Luego deben limpiarse y secarse los pliegues laterales, y colocar alguna crema anticoceduras en los pliegues, si es que la piel de la zona está irritada.

A veces, después de nacer, las niñas secretan un flujo mucoso blanco, que es un hecho normal o una pseudo menstruación.

Respecto al niño, debe ser mudado con igual cuidado. No debes intentar separar el prepucio del glande, ya que podría dañarle su tejido. Las bandas adhesivas del pañal no deben quedar muy apretadas, para permitir la movilidad del niño.

Coceduras

Estas se producen principalmente en las zonas cubiertas por el pañal y son provocadas por pañales mal enjuagados, mudas poco frecuentes o incluso alimentos muy irritantes que haya ingerido la madre (lactancia natural). La clave es mantener el pañal limpio, fresco y seco.

Deja al bebé estar sin pañal cuando sea posible, para permitir que el aire seque la piel del bebé. Además, observa frecuentemente el pañal de tu bebé y cámbialo apenas sientas humedad.

El tratamiento de las coceduras debe ser preventivo, pero una vez producidas será necesario mudar con más frecuencia, dejando airear la zona afectada y aplicar pomada cicatrizante.

Preguntas frecuentes:

¿Qué son las coceduras?

Una cocedura es una irritación producida en una parte o en toda la zona cubierta por el pañal, que molesta al bebé, y que necesita ser tratada.

¿Por qué se producen?

La humedad persistente y la mezcla de excremento y orina de la guagua, son los dos factores principales para que se produzca una cocedura. La humedad debilita la delicada piel de la guagua. Al mezclarse el excremento con la orina, libera unas sustancias muy dañinas para la piel. Como la piel ya está debilitada por la humedad, se produce una fuerte irritación o cocedura.

¿Cómo prevenir las coceduras?

Hay que tratar de eliminar el constante contacto de la piel con los dos factores antes mencionados. Los pañales desechables que tienen material absorbente eliminan la humedad. Sin embargo, cuando la guagua presenta deposiciones, si no se la cambia rápidamente, la piel comienza a sufrir.

Afortunadamente, existen en la actualidad pañales que protegen la piel del bebé incluyendo los pliegues de las piernas.

 

Banner