Banner
Banner

Mis Médicos

  • No tienes médicos en tu lista
Agrega tu lista de médicos aquí
Banner

Elige el nombre
de tu bebé

Recomiéndanos

Ingresa los datos de la persona con la que quieres compartir este sitio

Banner

Pieza y hora del sueño del bebé

Por seguridad, la guagua no debe dormir nunca en la misma cama de los padres. Hay pediatras que recomiendan cambiar a los bebés a los seis meses de pieza, ya que se acostumbran a estar junto a sus padres.

Por otra parte, una vez que el niño ha crecido y piensas trasladarlo de la cuna a una camita, y luego a una cama más grande, evita traumatizarlo. Para esto pídele que te acompañe a comprar las sábanas y la colcha. Además hazlo participar cuando decores la caja para los juguetes y deja que él o ella elijan donde ponerla.

El placer de dormir

Durante el primer mes, el bebé duerme entre 20 y 21 horas diarias, es decir más del 83 % del tiempo.

En el proceso de amamantamiento, el bebé se despierta cada 3 ó 4 horas porque tiene hambre.

En el caso de los bebés prematuros o que nacieron con peso muy bajo, las madres generalmente tienen que despertarlos para darles de amamantar, porque duermen excesivamente y ellos deben ser alimentados para que no bajen de peso.

A los seis meses de vida, el niño duerme 17 horas, es decir el 70 % del día. Y cuando tiene un año, duerme 15 horas, de las cuales 11 ó 12 las duerme de noche y sólo las restantes en hora de siesta.

Los ruidos se deben reducir al mínimo cuando la guagua duerme.

Los pediatras recomiendan que los niños en su etapa preeescolar, duerman entre 10 ó 12 horas, para que recuperen las energías para aprender y crecer. Además se deben inculcar hábitos respecto al aseo personal, tareas escolares, televisión, etc.

Y es bueno que el momento de ir a la cama sea asociado por los niños con un momento de relajación, por ejemplo se les puede leer un cuento, y acariciarlos, para que el sueño sea realmente conciliador.

Es normal que entre los 2 y los 5 años, los niños no distingan claramente la realidad de un sueño. Por lo tanto, la oscuridad puede hacer que les de miedo y se imaginen cosas.

Ritual del sueño

Ir a la cama para dormir es un verdadero ritual que los padres deben enseñar a sus hijos.

Hay que mostrarle al niño un reloj, para que sepa que cuando el palito llega a un determinado número, se debe ir a acostar. Además, se debe evitar que el niño duerma con los padres, porque si lo hace no va a querer dormir en su habitación.

También, es importante ayudarlo a ponerse el piyama y dejar que duerman con un juguete, porque esto les da seguridad. Es aconsejable leerle un cuento o conversar con el niño sobre algo lindo que ha hecho durante el día, sin jugar porque puede desvelarse, y no le cierres la puerta para que no se sienta solo.

Si el niño tiene miedo a la oscuridad, hay unos pequeños iluminadores con personajes de historietas que puedes comprar o deja encendida alguna luz. Por último, felicita al niño si ha dormido toda la noche en su cama.

 

 

Banner